CORRUPCIÓN K. Comprueban una millonaria maniobra de lavado entre Lázaro Báez y Cristóbal López

Según ratificó la Justicia, compraron y vendieron un terreno en el Sur, "a precios exorbitantes para blanquear dinero".

Para la Justicia ya no hay dudas: la operación inmobiliaria que vincula a Lázaro Báez y Cristóbal López “se trata de una maniobra de lavado de activos”. Así lo corroboró el juez Sebastián Ramos después de recibir una gran cantidad de documentación proveniente de Comodoro Rivadavia, ciudad de origen del dueño del Grupo Indalo y donde se encuentra el terreno investigado.

"Se simuló una venta con precios exorbitantes para blanquear fondos, mientras ambos eran contratistas del Estado", indicaron fuentes de la causa.

Se trata de un gran terreno ganado al mar identificado como “Lote 1 de la manzana 61 A”, que cuenta con una superficie de 3.200 metros cuadrados. 

Fue a fines de marzo de 2014, cuando en una reunión de socios, entre Báez y Jorge Bringas, firmaron un acta para aprobar un acuerdo con la Municipalidad de Comodoro Rivadavia. A través de dicho convenio, la intendencia le permitió a Báez comprar el lote de una forma particular: el Ejecutivo local cedería el lote a cambio de la realización de la obra de pavimentación de una calle la ciudad chubutense. En total eran dos cuadras que fueron cotizadas por $ 875.454.

Te puede interesar

Te puede interesar