Bebote Álvarez complicó aún más a los Moyano por lavado de dinero en el fútbol

Política 10 de enero de 2018 Por
Pablo Bebote Álvarez aseguró en su declaración que el dinero producido por todas las ventas de futbolistas efectuadas por Independiente era depositado en una cuenta de un banco radicado en una guarida fiscal. Desde allí era derivado a una mesa de dinero en Argentina, vinculada a un vicepresidente del club (los de la pasada gestión eran Noray Nakis y Carlos Montaña) y a Pablo Moyano, por entonces vocal y actualmente vice primero de la institución.

Según Álvarez, ese dinero era puesto a trabajar en el circuito financiero (legal e ilegal) y generaba ganancias que no eran declaradas en los balances del club, en los que sólo se consignaba el monto original surgido de la venta de los futbolistas.

Siempre de acuerdo con la declaración indagatoria del barra recogida por Infobae, el dinero no declarado era repartido entre los dirigentes que participaban de la operatoria y reingresaba al circuito legal a través de una constructora relacionada a la familia Moyano.

Dicha constructora sería también la que habría participado del tramo final de la obra de construcción del estadio Libertadores de América, por la que se habrían pagado sobreprecios que habrían quedado en manos de los dirigentes apuntados.

Además, el barra aseguró que algunos dirigentes del club estaban vinculados a la incorporación de futbolistas en malas condiciones físicas, por cuyas contrataciones también habrían cobrado dinero irregular. Según Álvarez, el médico del plantel Luis Charadía habría sido despedido a principios de 2017 por negarse a firmar el apto médico de jugadores con problemas físicos.

Te puede interesar