Frida, la perra heroína que ha salvado la vida a decenas de personas en los terremotos de México

México vive días amargos: los dos terremotos consecutivos registrados en menos de un mes en el país, ambos por encima de 7 en la escala Ritcher y ampliamente devastadores, han causado varios centenares de muertes y pérdidas millonarias en forma de desperfectos y destrozos.
1366_2000
Frida, la perra labradora que colabora en el terremoto de México.

Y si bien las catástrofes son por natural trágicas, el país ha encontrado un rescoldo de esperanza en la respuesta popular a la adversidad. La solidaridad se ha adueñado de los mexicanos hasta puntos insospechados, para orgullos propios y ajenos, y la fiebre ha alcanzado a todos en el país, desde vecinos anónimos hasta arquitectos e ingenieros, pasando por unos aliados insospechados: los perros.

Desde el terremoto de Oaxaca, los perros de rescate de la Secretaría de Marina de México (SEMAR) han jugado un papel fundamental en las tareas de rescate. Los bichos, al ser más pequeños y menos pesados que los humanos, son menos arriesgados sobre los inestables escombros, y su adiestramiento y olfato natural les permite identificar con mayor rapidez a las personas atrapadas pero aún vivas.

De entre todos ellos, ninguno ha destacado tanto como Frida, que durante las últimas semanas se ha convertido en la gran heroína de las redes sociales mexicanas.

perritos
Perros de rescate Evil, Frida y Ecko

Frida es un labrador de siete años y varios años de experiencia en el campo del rescate en catástrofes naturales que, a lo largo de toda su carrera, ha salvado la vida a 52 personas. Por todo ello ha sido reconocida por la presidencia del país y se ha erigido en un símbolo de la ola de solidaridad que está recorriendo México. Sólo en el terremoto de Oaxaca, Frida encontró y rescató a una docena de personas.

1366_2000 (1)

1366_2000 (2)

La vida laboral de Frida, al igual que al del resto de compañeros animales del Equipo de Búsqueda y Rescate del SEMAR, es limitada, por lo que su jubilación, tras cinco años de abnegada tarea, no queda lejos. La mayor parte de los animales son ofrecidos como mascotas a los propios humanos del servicio, que han convivido y trabajado con ellos, codo a codo, durante años.

Te puede interesar