Axel Kicillof y su fantasía antidemocrática. Seguí soñando...

Política 04 de octubre Por
El diputado nacional Axel Kicillof, ex ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner, tiene un sueño. Un sueño fascista: quiere que desaparezcan los medios de comunicación privados. Que todos los medios de comunicación sean estatales.
1823480

Como suele decirse ahora en los paneles televisivos, la afirmación anterior no es opinión, es dato. Así expresó su deseo Kicillof, según consignó en su web el diario El Cronista:

Kicillof cargó contra los medios de comunicación al acusarlos de "extorsionar" a políticos y opinó que deberían ser de gestión estatal porque la información "es un bien público".

“Los medios masivos de comunicación se financian con empresas privadas a las que tienen que tratar muy bien. Son parte del pulpo de los grupos concentrados. La información es un bien público y por ello la debería brindar sólo el Estado porque es el único que puede publicar información objetiva. Los medios privados viven de la extorsión a los políticos".

Kicillof no aclaró, faltaba más, si esa idea encuadra o no en las banderas de “democratizar la palabra” y darle lugar a “todas las voces”, dos ideas fuerza que moldearon las ideas de libertad de expresión del kirchnerismo. Basta con la voz del Estado, ¿para qué más?.

La capacidad del Estado de informar con objetividad se pudo observar durante varios años, cuando se difundían los datos del INDEC.

Kicillof expresó su “master plan” ayer, en la apertura de lo que se dio en llamar el II Congreso de Economía Política que se desarrolla en la Universidad de Avellaneda (Undav). Una manera elegante, el Congreso, de maquillar un acto político en apoyo a la candidata de Unidad Ciudadana, Cristina de Kirchner.

No hay noticias de que dichas declaraciones a favor de la prensa ciento por ciento estatal, nacional y popular, hayan sido al menos discutidas en dicho Congreso. No sorprende. Esa Universidad es un anexo del municipio, conducido por el intendente ultra K Jorge Ferraresi.

Las afirmaciones de Kicillof llegaron después de otra declaración sorprendente. Ratificó, como había dicho el ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que en la Argentina había, en 2015, menos pobres que los que había en Alemania.

De todas maneras el ataque a los medios de prensa privados no debería formar parte de la larga lista de afirmaciones “sorprendentes”, “insólitas” o “llamativas” del pintoresco Kicillof. Este deseo de eliminar los medios de gestión privadas sobrepasan en gravedad las burradas económicas que defendió Kicillof (y muchas de ellas intentó aplicar) durante su paso por los gobiernos de Cristina Kirchner. Nota al pie: no olvidar que para Cristina, Kicillof era su ministro preferido.

Anotada y registrada la idea de Kicillof, es fácil imaginar cómo sería el día a día de ese gran y único medio de información estatal, si Kicillof lograra, algún día, cumplir su sueño. Su sueño fascista.

Fuente Clarín

Te puede interesar

Te puede interesar