Arrancó la elección en Corrientes, una pulseada entre Cambiemos y el peronismo

Política 08 de octubre Por
La Casa Rosada sigue la elección con atención: apostó fuerte al radical Gustavo Valdés, que enfrenta al peronista Carlos Espínola.
Hynl40L3b_930x525
Valdés contra Camau Espínola

Con demora en la apertura de algunas mesas, arrancó en Corrientes la elección a gobernador. El oficialista Gustavo Valdés, con apoyo del actual mandatario Ricardo Colombi y el respaldo de la Casa Rosada, busca conservar una de las cinco provincias en manos de Cambiemos. El peronista Carlos Espínola, con Nito Artaza como candidato a vice y en un frente que incluye al massismo, procura romper la hegemonía radical. En la previa hubo denuncias de clientelismo e intentos de engaños al electorado con las boletas.

El Gobierno nacional sigue con atención la elección, luego de apostar fuerte a Eco-Cambiemos para conseguir un triunfo y potenciar el clima favorable dos semanas antes de las legislativas nacionales. Mauricio Macri pasó por la provincia el miércoles, para encabezar un acto con Colombi y pedir el voto para Valdés.

El oficialismo buscó nacionalizar la elección y contrastar la sintonía con la Casa Rosada con la relación tensa durante el kirchnerismo. Rogelio Frigerio -ministro del interior-, que también viajó para el cierre de campaña, lo puso en números y habló de $9.000 millones en obras en ejecución. A su vez el correntino Carlos Vignolo, titular del Plan Belgrano, había anunciado que se destinarán por ese programa $37 mil millones a la provincia.

El jefe de Gabinete Marcos Peña y Frigerio estarán encima del desarrollo de la elección. En caso de un triunfo ambos y otros funcionarios se sumarían a la celebración. Valdés -ex ministro de Gobierno, actual diputado e integrante del Consejo de la Magistratura- lleva como compañero de fórmula al peronista y ya vicegobernador Gustavo Canteros.

Con un frente conformado por casi toda la oposición, Espínola -ex intendente de la Capital, Secretario de Deportes de la última etapa de la gestión de Cristina Kirchner y actual senador- tomó distancia de la ex presidenta e hizo campaña con un discurso cercano a Cambiemos. Será su segundo intento para la gobernación, luego de ser derrotado por Colombi en 2013.

En la previa únicamente se mostró en la provincia con el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, crítico del kirchnerismo y de buena relación con la Casa Rosada. El peronismo no gana una elección a gobernador en esta provincia desde 1973.

La antesala de la elección quedó cruzada por denuncias de clientelismo -aparecieron imágenes de alpargatas y yerba con las boletas de Valdés y Espínola-, violación de la veda, personas muertas que figuran en el padrón y trampas para confundir con las boletas.

El otro aspirante será Sebastián Ríos Brisco, por Proyecto Popular. También se eligen cinco senadores y 15 diputados provinciales e intendentes en 70 municipios, con 810.689 electores habilitados.

Para imponerse en esta primera vuelta y evitar el balotaje, el ganador tiene que alcanzar el 45% o el 40% con más de 10 puntos de ventaja. El oficialismo mostró mayor confianza en la previa, aunque se espera un resultado ajustado. “Tenemos buena expectativa pero hay que ser prudentes. Los márgenes no son tan amplios”, moderó el triunfalismo un funcionario nacional.

Te puede interesar