Reclaman al gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, que adhiera al decreto "antinepotismo"

Política 02 de febrero de 2018 Por
Entre los apoyos y rechazos que desató el decreto para prohibir el ingreso de familiares de funcionarios al Estado, hubo un gobernador que arrojó señales ambiguas: el santafesino Miguel Lifschitz.

Si bien el mandatario asumió el compromiso de “revisar” los nombramientos en “todas las reparticiones”, calificó los anuncios de Mauricio Macri como “poco creíbles y muy de marketing”, y no confirmó que vaya a imitar la disposición presidencial. Por eso, una diputada de la Coalición Cívica le reclamó que adhiera al DNU "antinepotismo".

Se trata de Lucila Lehmann, la mujer que Elisa Carrió colocó tercera en la lista de candidatos a diputados que triunfó en las elecciones santafesinas. La legisladora le envió este viernes una carta a Lifschitz donde sostuvo que “los gobernantes deben asumir que no es aceptable que un ministro nombre a sus parientes y que el acomodo como práctica de quien llega al poder afecte la institucionalidad”.

“Sabe usted bien que el flagelo de nombrar a parientes sin la idoneidad suficiente es de larga data en Santa Fe y bien conocido por todos los santafesinos”, le endilgó Lehmann. En efecto, según se supo, hay una abultada lista de funcionarios que ingresaron a sus cargos por el vínculo sanguíneo. La nómina no sólo compromete a Lifschitz: también a sus antecesores Antonio Bonfatti y Hermes Binner, la intendenta de Rosario, Mónica Fein y el diputado provincial Rubén Giustiniani.

Te puede interesar