Para monseñor Héctor Aguer la Iglesia no puede prescindir de la ayuda estatal porque las limosnas son "miserables"

Sociedad 16 de marzo de 2018 Por
El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, consideró que la iglesia "no" puede prescindir del aporte del Estado que para este año será de $130 millones, porque "hay una mala educación" en los fieles católicos que "no aportan" y las colectas en las misas "suelen ser miserables".

Aguer dijo creer que su asignación ronda los $40 mil, aunque aseguró que lo gasta "en darle a los pobres" y también ayudando a "sacerdotes que les falta" recursos, además de "pequeñas cosas mías también". El obispo recibe por parte de los fieles donaciones, regalos, dijo.

"Si me o rebajan o me lo quitan, me arreglaré como pueda", aseguró este jueves el arzobispo a radio Continental. Admitió que "probablemente o posiblemente" mas adelante la asignación del Estado argentino a la iglesia "se cambie y se quite y entonces los católicos se darán cuenta que deben sostener ellos a la Iglesia".