Lula da Silva pasó la noche en su ex sindicato y decidió no entregarse a la policía

Internacionales 06 de abril de 2018 Por
El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva no se entregará. Tras pasar la noche en el sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en San Pablo, donde inició su carrera sindical y luego política, arropado por sus aliados políticos y la militancia, esta mañana afirmó al diario Folha de Sao Paulo que no irá a Curitiba para cumplir con la orden del juez anticorrupción Sergio Moro y empezar una larga pena de 12 años de prisión.

"En una breve conversación telefónica, Lula dijo a Folha que estaba tranquilo, bien dispuesto, y que ya había hecho sus ejercicios matinales como hace todos los días", indicó además el periodista Ricardo Kotscho.

Menos de 24 horas después del rechazo del habeas corpus presentado por Lula ante la Corte Suprema, el juez Moro emitió una orden de detención contra Lula, concediéndole, "en consideración de la dignidad del cargo que ocupó, la oportunidad de presentarse voluntariamente" ante la Policía Federal de esa ciudad, hasta las 17. De lo contrario, será detenido por la policía. Moro indicó que a Lula no se le colocarán esposas.

"Pienso sinceramente que son ellos [los policías] que deberían venir. Va a ser como en la época de la dictadura" (...), con un mar de gente enfrente, una vergüenza internacional, una prisión ilegal", declaró ayer a los medios el senador Lindnbergh Farias, del Partido de los Trabajadores.

El ex mandatario está "tranquilo" y con la seguridad de que "los justos" vencerán, dijo uno de sus asesores a medios brasileños. Lula, quien lidera con amplia ventaja todas las encuestas de intención de voto en las próximas presidenciales en octubre, atribuyó su prisión a una "persecución política" de las élites que busca apartarlo de la carrera electoral. Y reiteró que Moro se ensañó con él y que no iba a parar hasta verlo "al menos un día en la cárcel".