En los últimos tres años apartaron a 9.200 policías de la Bonaerense

Política 13 de mayo de 2018 Por
En los últimos años las principales fuerzas policiales separaron a una gran cantidad de efectivos por diferentes irregularidades. A la cabeza está la Bonaerense, seguida por la Ciudad y la Federal, desde el 10 de diciembre de 2015 hasta el 30 de abril de este año.

La Bonaerense es la fuerza que tuvo mayor cantidad de apartamientos: 9.236 en total, con 52 efectivos cesanteados. Desde que María Eugenia Vidal asumió la gobernación y Cristian Ritondo el ministerio de Seguridad bonaerense se desafectó a un 10% de la fuerza, después de las tareas realizadas por la Auditoría General de Asuntos Internos.

Desde el 10 de diciembre de 2015 hasta el 15 de marzo de 2018, se iniciaron sumarios a 20.813 efectivos, con 9.236 apartamientos, 1.717 suspensiones y 625 efectivos detenidos por diferentes causas de corrupción, crimen organizado y narcotráfico, entre otros delitos.

Además se iniciaron 740 sumarios por enriquecimiento ilícito, con más de 2.000 uniformados y jefes policiales investigados, ya que se analizó el entorno y la posibilidad de que tengan testaferros dentro de la fuerza. De ese total 100 fueron denunciados a la Justicia. Y 9 de ellos fueron acusados por lavado de activos ante la Unidad de Información Financiera (UIF).

En el caso de la Policía de la Ciudad, creada el 1° de enero de 2017 bajo la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, se investigaron a 702 efectivos, de los cuales 129 fueron separados por causas judiciales. Desde el Ministerio de Justicia y Seguridad porteña le comunicaron a la agencia NA que el resto de los agentes siguen siendo investigados y que el organismo liderado por Martín Ocampo "brinda total colaboración a magistrados y fiscales para avanzar en las respectivas causas".

En el caso de la Federal, desde que Patricia Bullrich es la ministra de Seguridad y hasta el 30 de abril, se exoneraron a cuatro policías y se cesantearon a otros 52. Además se pasaron a 256 efectivos a disponibilidad, 130 a servicio pasivo -paso previo al despido- y se suspendieron preventivamente a otros 11 policías.

La investigación en la fuerza está a cargo de la Dirección de Investigaciones Internas del Ministerio, a cargo de Carlos Manfroni. Este organismo, creado a pedido de Bullrich, realiza un control externo de la Federal, que tiene su propia Superintendencia de Asuntos Internos.

Cuando un policía es pasado a disponibilidad se lo envía a su casa y cobra solo el sueldo básico. Aunque si no es encontrado culpable se revierte la medida y vuelve a trabajar sin problemas. En el caso de que lo encuentren culpable le descuentan un 50% de ese básico, le prohíben ejercer la docencia en las instituciones de la fuerza (en caso de que así lo hiciera) y queda a un paso de la exoneración.

Fuente TN