Uberti reveló más detalles de las coimas entre Kirchner y Chávez con los bonos argentinos

Política 02 de octubre de 2018 Por
En su confesión como arrepentido, el representante especial K ante Venezuela involucró a un ex secretario de Finanzas de Néstor y a dos ex altos funcionarios chavistas. Además, contó cómo el ex Presidente argentino exigió el soborno en efectivo.

El ex representante especial K ante Venezuela, Claudio Uberti, involucró al ex presidente del Deustch Bank en Argentina y secretario de Finanzas K, Alfredo Mclaughlin; al ex presidente de PDVSA Rafael Ramírez Carreño y al ex titular del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, en el cobro de un soborno de 50 millones de dólares por la compra de bonos argentinos Boden 2012.

En su ampliación de indagatoria completa como arrepentido, Uberti reveló detalles increíbles de cómo Chávez aceptó el pedido de Kirchner de mandarle "11 de los 25 millones de dólares" en un vuelo privado y que la operación fue realizada por "bancos amigos", que no identificó. El acuerdo eran US$ 25 millones para Kirchner y US$ 25 millones para Chávez, mientras que los bancos intermediarios se llevaron otros US$ 50 millones.

Mclaughlin había asesorado a Kirchner sobre cómo invertir en el exterior los US$ 630 millones de los fondos de Santa Cruz y luego fue nombrado secretario de Finanzas de la Nación.

En el 2003, Kirchner tenía una cuenta con US$ 1,7 millón en el Deustch Bank de Nueva York. Por su parte, Ramírez Carreño fue embajador de Venezuela ante la ONU y Merentes, presidente del Banco Central hasta diciembre del año pasado cuando el presidente Nicolás Maduro hizo cambios en su Gabinete.

En su declaración, a la que accedió Clarín de fuentes judiciales, Uberti recordó que en agosto de 2005 escuchó a Kirchner que le dijo al entonces ministro de Economía Roberto Lavagna: “Explicale a Chávez cómo es el tema de la ayuda financiera que necesitamos”.

Entonces, Lavagna le respondió: “Necesitamos que compre unos 500 millones de dólares de bonos argentinos”.

Uberti, que era además titular del OCCOVI (el organismo de control de los peajes), se había ganado la simpatía de Chávez el año anterior cuando le había pedido que le autografiara una versión de bolsillo de la constitución bolivariana.

Fuente Clarín