Entrevista a Durán Barba: ¿Cuándo viste antes a Cristina rezando en una misa?. CFK se creyó una diosa.

Política 10 de septiembre de 2017 Por
El asesor presidencial ironizó sobre el interés de la ex presidenta por el caso Maldonado
Duran-Barba-por-Gus-Castaing-2-1024x682

A Jaime Durán Barba se le dibuja una sonrisa sobradora. "Sí", dice, convirtiendo la "i" en una prolongada "e", como quien estuviera diciendo una obviedad. "Hemos crecido mucho", agrega, y la mueca se agranda hasta dejar a la vista toda la dentadura.


El consultor político y asesor de Mauricio Macri está convencido de que en octubre Cambiemos ratificará la buena performance electoral de las primarias de agosto. Dice que el kirchnerismo mantendrá una base de apoyo importante en "algunos sectores" de la provincia de Buenos Aires, pero que la imagen de la alianza gobernante mejoró con contundencia en todo el país.

El ecuatoriano habla como si el oficialismo atravesara una etapa de resistencia a las balas. Como si no hubiera mala noticia que pudiera modificar el escenario próspero. Ni siquiera un tema de creciente preocupación, como la desaparición de Santiago Maldonado.


Durán Barba frunce el ceño, niega con la cabeza y muestra las palmas como quien no entiende un planteo. "La desaparición de una persona no se les pasa por la cabeza [a los funcionarios actuales]. Jamás en estos años hablamos de la posibilidad de que alguien podía desaparecer", afirma. En su breve referencia al caso, el consultor niega con contundencia una posible participación del poder político en la desaparición del joven. "Ellos [por el macrismo] empezaron a hacer política recién en 2001", justifica, haciendo una distinción entre los políticos "de la otra historia" y los de ahora. "Los de antes sí pueden pensar en eso. Vivieron otra etapa y los entiendo, porque yo también la he vivido", agrega. Para el asesor, hay una dirigencia que "representa todo eso, el pensamiento reaccionario, antiguo, de los años 70", simbolizada hoy en Cristina Kirchner.

El pensamiento de Durán Barba quedó expuesto en una breve intervención que mantuvo en la presentación del libro Salvo que me muera antes, de Ceferino Reato, sobre la muerte de Néstor Kirchner. Aunque su exposición estuvo dominada por referencias al libro, el asesor de Macri y de otros dirigentes latinoamericanos dejó definiciones políticas. Habló de corrupción, de cómo Cristina sucumbió a la "egolatría" y se creyó una "diosa" durante sus ocho años de gobierno, de la polarización, de la duración de los mandatos ejecutivos -en su opinión deberían ser de seis años-, de la fuerza que aún conserva el peronismo y de la estrategia de campaña de Cristina Kirchner, que, según él, se adapta a la coyuntura.


"¿Cuándo has visto a Cristina rezando en una misa antes? ¿Cuántas veces fue a ver a [Jorge] Bergoglio antes de que fuera papa? No hay que mentirse", dice, en referencia a su presencia en la misa por Maldonado, en una iglesia de Merlo.

Minutos antes, había destacado la capacidad de la ex presidenta de "renovarse" constantemente y de "darse cuenta de que el tiempo en la política es tremendamente fugaz", por lo que las estrategias de años atrás ya no sorprenden, como cuando asumió el "papel de viuda candidata" y "añoraba a Néstor" con altos niveles de dramatismo. "Cristina es una actriz, ante todo", señaló.

En cuanto a la elección de octubre, además de la confianza en el Gobierno, Durán Barba afirma que a pesar de estar dividido, el peronismo aún conserva buena parte del peso de tiempos pasados. "Tienen una fuerza real. Están organizados y tienen plata", afirma. Y hace referencia a la fuerte polarización que hoy existe con el macrismo. "En todos los estudios cualitativos en cualquier parte del país siempre están presentes Cristina y Mauricio", agrega.

Antes de dar pie a las palabras de Reato y de responder las preguntas del público, el consultor hace mención del caso de la corrupción en la Argentina y cómo incluso le han consultado en el exterior sobre casos como el de José López y sus bolsos con plata en un convento. "Si es cierto que una persona tuvo cuartos enteros repletos de billetes, ¿Qué sentido puede tener haber sido propietario de todo eso?, se pregunta. Según él, este interrogante alcanza a los niveles más altos de la política, como al ex presidente Kirchner: "Néstor era apasionado por el dinero. Le encantaba".

Fuente LN

Te puede interesar